EL ESTRÉS EN SU NIÑO:
LO QUE PADRES PUEDEN HACER
(Child Stress)


Durante un desastre, muchas familias sufren de estrés repentino.

Aunque padres también sienten estrés, niños necesitan atención especial durante este tiempo. Es posible que muestren su estrés en diferentes formas. Un padre que responde al temor de su niño no lo está mimando. Al contrario, si el niño siente que no puede - o no debe - expresar sus emociones, éstas podrán aparecer luego, cuando la razón no será tan evidente. La mejor manera de ayudar a su familia a enfrentar el estrés es con su disponibilidad y un oído atento.


Niños de Edad Pre-escolar

Es posible que vea ciertos comportamientos como el mojar la cama, chuparse el dedo, o un temor de dormir solo. Sus niños quizás se quejen de dolor de estómago o de cabeza, y no querrán ir a la escuela. Es importante recordar que estos niños no se están 'portando mal'. Tienen miedo, y éstas son algunas recomendaciones que usted puede seguir para ayudar a su niño o niña a enfrentar sus temores:

-- Párvulos necesitan saber que están seguros. Provéa comodidad adicional y permita que por las noches el niño hable sobre sus temores. Déle muchos abrazos.

-- Trate de entender las emociones de su niño sobre el desastre. Anime a niños a hacer dibujos sobre el desastre y luego hablar sobre su dibujo. Diferentes juegos pueden ayudar al niño a expresar su temor o ira.


Niños de Edad Escolar

Niños de esta edad probablemente tendrán muchas preguntas sobre el desastre, y es importante que usted trate de constestar esas preguntas claramente. Si un niño está preocupado por su padre o madre en dificultad, no vale decirle al niño que no se preocupe. Esto sólo le hará preocuparse más.

Estos son algunos consejos para tener en mente con niños de edad escolar:

-- Sea honesto con niños de esta edad. No diga que un desastre como este nunca ocurrirá otra vez; los niños saben que eso no es verdad. En cambio, recuerde a su hijo que usted siempre tratará de mantenerlo a salvo y que hay mucha gente trabajando muy duro para prevenir que algo similar ocurra en el futuro.

-- Los temores de un niño a menudo empeoran a la hora de dormir. Quizas desée permanecer con el niño hasta que se duerma para que así se sienta protegido.

-- Esté pendiente de los medios de comunicación. Imágenes del desastre y del daño causado pueden crear gran temor en un niño, y quizás sea mejor controlar lo que pueden ver. Una buena manera de hacer esto sin que el niño se de cuento de su preocupación es por medio de una actividad en un horario fijo. Por ejemplo, leyendo un cuento, dibujando, o escribiendo cartas a amigos o familiares durante la hora de las noticias.

-- Permita que sus niños se expresen por medio de juegos o dibujos. Al igual que niños menores, niños de edad escolar a menudo hallan consuelo al expresarse por medio de juegos o al dibujar imágenes del desastre.

-- No tema tener que decir "No sé." Parte del proceso de recuperación tras un desastre es el mantener una comunicación honesta y abierta con su familia, y a veces será necesario admitir que usted no tiene todas las respuestas a las preguntas de sus hijos. En estos casos, explique a su hijo o hija que un desastre es imprevisible y que causa situaciones que hasta adultos hallan difícil de entender. Pero asegúrele que adultos siempre harán lo más posible para mantener a sus niños sanos y salvos.


Adolescentes

Anime a adolescentes a enfrentar sus preocupaciones sobre el desastre. Es típico de un adolescente el parecer indiferente a su situación. En general, es una buena idea el hablar sobre estos asuntos, manteniendo abiertas las lineas de comunicación y siendo honesto sobre el impacto económico, físico y emocional del desastre sobre su familia.

Adolescentes típicamente se hallan en la fase de identidad de su desarrollo. Esa identidad a menudo se define por posesiones y por amigos. Es muy difícil para un adolescente el tener que cambiar de escuelas o admitir a sus amigos que están viviendo en un albergue o refugio. Ofrezca su apoyo y ánimo recordándoles que pronto las cosas mejorarán, y pídales que ayuden con los reparos o prevención de mayor daño.


Guías Generales para Padres de Familia

Dedique más tiempo a su hijo, y use parte de ese tiempo para conversar con ellos.


Quizás podrá hallar algún consuelo al recrear sus alrededores familiares (por ejemplo, pida a su familia y amigos copias de fotos, y permita que su hijo reponga su juguete favorito).

No se sorprenda si su niño tiene dificultad con tiempos de separación (al ir a la escuela, o a la hora de dormir). Es muy importante asegurar al niño de su seguridad. Es bueno que el niño sepa donde está usted durante el día, y déle permiso para ponerse en contacto con usted si es necesario.

Esté pendiente de las imágenes que sus hijos están viendo, sea por televisión u otro medio de comunicación. Estás imágenes pueden ser traumáticas. Si es posible, mire televisión con sus hijos.

Permita que el niño hable sobre el desastre, pero no lo obligue. En sus conversaciones, ponga énfasis en el hecho que el niño ahora está seguro.